Publicar anuncio Ver mi tienda Mis productos Mis ventas Mi dinero Estadisticas Mis compras Preguntas y respuestas Editar cuenta Salir
Inicio Contáctanos Nosotros Portal de ayuda Términos y condiciones
Septiembre 09 de 2019

En la Central Ganadera de Medellín se juntaron la experiencia, el conocimiento y la tecnología

En medio del olor a orín y boñiga que se siente cuando se ingresa por el pasillo principal de la Central Ganadera de Medellín, me encuentro con Don Guillermo Mejía, un hombre de casi 70 años, cuyas manos llenas de callos han transformado el cuero en Sillas de vaquería y tereques durante casi medio siglo.

Sonriente, me aborda para enseñarme uno de sus productos más vendidos, los aperos fabricados en puro cuero.

¿Ante tal sonrisa quién se puede resistir…?

Me detengo a escuchar atentamente todos los detalles de su asesoría y, al terminar, le cuento a Don Guillermo que yo trabajo en la plataforma que llegó para cambiar el modelo de comercialización de sus productos, por una forma masiva y además gratuita.


Le ofrezco apoyarlo con el registro y la publicación de sus productos en plataforma, LaMayorista.com, le explico que así podrá vender las 24 horas del día y los 7 días de la semana, tal vez de esta manera los ingresos por sus ventas podrán compensar el esfuerzo y el amor por el oficio que se le ve en sus ojos, pues como lo ha estado haciendo, su bolsillo se ha visto muy golpeado.

Mientras tanto…

Recostado a la baranda que bordea el mismo pasillo y justo en frente del local de Don Guillermo, está Antonio Mesa, quién se acomoda el carriel y se ajusta el poncho al hombro, saca del bolsillo de su camisa un papel que desdobla como si fuera una carta de amor de la esposa, ahí tiene un listado con los precios y los pesos del ganado que le gustó para comprar.

A sus 76 años no deja de ir a la feria, tal y como lo ha hecho desde hace muchos años. De esto ha sacado la plata para levantar a sus hijos y ahora apoyar a sus nietos, según nos cuenta.

Los dos, envueltos en el tradicionalismo de sus profesiones, se ríen mientras me cuentan que han comprado y vendido así por más de 30 años, que no han necesitado del internet y que ya están muy viejos para esas cosas.

¿Y ahora qué hago yo…?

Desenfundo mi mejor arma, «mi celular», y les enseño como venden los aperos en Pereira “un poco más caros” y además las terneras tan bonitas que se ofrecen desde el departamento del Cesar.

Es ahí donde inicia mi clase improvisada sobre los avances y la evolución que la tecnología ha traído a quienes trabajamos el campo.

¡Comprando o vendiendo, el resultado son más ganancias y mayor ingreso!

Justo en ese momento hace su ingreso a la conversación, Esteban el nieto de don Guillermo, y le dice: “a ver pues abuelo, mató el toro y le cogió miedo al cuero”.

Le da un vistazo a la plataforma LaMayorista.com y en resumidas cuentas se le escucha decir ¡Qué bacanería ome!

Ahí si como dijo don Guillermo, «el que es un buen gallo en cualquier corral canta».

Desde entonces don Antonio se arrima todos los días por la mañana a ver la pantalla que hay en la oficina de LaMayorista.com en la Central Ganadera, donde se transmite la oferta del ganado en vivo, desde ahí selecciona lo que quiere comprar y arranca a negociar.

Don Guillermo, sorpresivamente  se compró un smartphone, para poder responder a todos los clientes que le escriben para preguntar por sus sillas y aperos.

Apropósito… ¿Se imaginan lo que ha sido para Esteban y para mi enseñarle a enviar audios por WhatsApp?

¡Toda una aventura que en LaMayorista.com nos hace sentir felices y con el pecho inflado de orgullo!